CARNES

Cocinadas siempre a baja temperatura con mucho mimo y durante muchas horas para lograr texturas únicas y sabores intensos. Vamos... que nos quedan DPM.